viagra natural espana

Pan de ajo, un simple y sencillo manjar

blogerredas 8 diciembre 2010 0


El pan siempre es un alimento buscado, requerido y deseado por todo el mundo; de hecho no debe haber persona que pueda negarse o resistirse a esta simple delicia que cautiva a todos. De cualquier manera en la que sea preparado, el pan siempre es la mejor opción para acompañar los almuerzos o las cenas, o ser el protagonista de desayunos y meriendas de múltiples formas: en tostadas, con manteca o mermelada y con cualquier tipo de ingrediente, condimento o sabor.El pan de ajo, entonces, constituye una excelente opción para preparar y colocarlo tanto en la mesa familiar, como en la vianda que los niños llevan al colegio, o en las pequeñas canastas en donde ponemos los bocadillos cada vez que invitamos a alguien a merendar o a tomar el té. Es una receta simple y rica, que nos hará quedar de la mejor manera.

Para hacer esta receta, hay que tener en cuenta que existen dos caminos para empezar la preparación: comprando el pan ya horneado o utilizando un baguette precocido. De las dos maneras la preparación quedará deliciosa, pero al usar un pan horneado lograremos acortar un poco el tiempo de cocción de la preparación.

Para la elaboración de este pan deberemos utilizar 1 baguette o una barra de pan fina de unos 22 cm (o unos 125 gramos), 30 gramos de mantequilla sin sal (también puedes usar mantequilla con sal), 3 ramitas de perejil fresco, y un diente de ajo. Estos ingredientes son los necesarios para solo una baguette de 22 centímetros, por lo que a medida que vayamos realizando más baguettes habrá que aumentar las cantidades de los elementos.

Comenzaremos por dejar ablandar por media hora la mantequilla, ya que la misma debe estar a temperatura ambiente y algo blanda. Luego pondremos en la trituradora el perejil y el diente de ajo pelado, que debe estar cortado a la mitad y sin el centro. Añadiremos la mantequilla y volveremos a triturar, consiguiendo de esta manera una mantequilla aromatizada con perejil y ajo.

Cortaremos el pan en diagonal, sin llegar al fondo de todo, para que el pan no se corte. Separaremos un poco cada corte, y con un cuchillo añadiremos la mantequilla en cada uno de ellos. De esta manera el pan ya estará listo para ser horneado. Seguiremos dos tipos de procedimientos: si el pan ya ha sido horneado, debe envolverse en un papel aluminio y meterlo en el horno por alrededor de siete minutos. Si el pan está solo precocido, el tiempo será de 15 a 20 minutos, hasta que esté bien dorado. El horno en ambos casos debe estar a 200°.